Tener de vecino a… un galápago gigante

Hong Kong está lleno de sorpresas. Aquí, incluso podría ocurrirle que un día comparta elevador con un galápago gigante al que su dueño saca de paseo. Sí, suena muy extraño, ¿verdad? Pues eso es precisamente lo que le ocurrió a Bianca, miembro de nuestro equipo. No sólo le impresionó encontrarse con una mascota tan original, sino el carácter rutinario de la situación. El galápago sale de paseo todos los días y sabe exactamente lo que tiene que hacer: subir al elevador, “correr” hacia la salida y esperar que alguien le abra la puerta (o empujarla hasta que alguien lo hace). En cuanto sale fuera, ya puede pasearse bajo la atenta mirada de su propietaria, a quien ésto no le supone un trabajo muy duro… Al inmenso reptil tampoco le molestó salir en la fotografía, probablemente ya está acostumbrado a ser toda una celebridad en el vecindario.


Fue un encuentro realmente peculiar e inolvidable, al menos para los seres humanos que participaron en él.

The giant tortoise heading from the elevator to the door

The giant tortoise heading from the elevator to the door