Historias de modeS4u: Sentimental Circus

¡Gracias al talento de nuestra colega, tenemos un nuevo cuento original que compartir con vosotros! Esta vez, se trata de los artistas de circo más lindos, los del Sentimental Circus. ¡Disfrutadlo!


The Sentimental Circus


Los animalitos del Sentimental Circus se despertaron bajo un gran contenedor. Era media noche: todos se encontrarían en plena forma, después de su largo sueño diurno. El conejito Shappo se levantó lleno de entusiasmo, sin parar de dar saltitos. Pasó rápidamente por delante de los demás animales, dando palmadas.


—¡Vamos, chicos! ¡El espectáculo nos llama! —declaró Shappo.


Los demás empezaron a despertarse, haciendo algunos ruiditos.


—Venga, Toto, compañero —le dijo el conejito a su mejor amigo.


—Ya va, ya va —contestó suavemente Toto. No le gustaba hacerse notar, en especial delante de los demás animales del circo.


—Esta noche te ocupas tú del kiosco, ¿te acuerdas? —dijo el conejito Shappo.


—Ah, sí, es verdad —respondió Toto, haciendo acopio de todo su valor y corriendo al centro del estrecho callejón que consideraban su hogar. Montó rápidamente el kiosco y se volvió hacia Shappo, con los pulgares hacia arriba.


—Bueno, muy bien —dijo animadamente el conejito, ya en su papel de coordinador. —Muton, Rio y Kuro: levantad la carpa —. El elefante, el león y el gato (respectivamente) corrieron al fondo del callejón, más allá del kiosco, y empezaron la labor. —Señor Oso, haz lo que mejor sabes hacer —añadió Shappo, guiñándole el ojo al enérgico osito. El Señor Oso corrió a la entrada del callejón y empezó a bailar claqué, llamando la atención de otros animales de juguete abandonados.


Enseguida, una multitud de animalitos inundó el callejón, billetes en mano.


—¡Adelante, chicos! —gritó el conejito Shappo a sus amigos, haciéndose oír por encima del alboroto —¡A la carpa!


Como siempre, el espectáculo fue todo un éxito. Primero, Shappo salió a la pista y presentó a todos los animalitos del circo. Después, uno por uno, hicieron sus actuaciones. Toto hizo los honores con sus malabarismos, seguido de Rio, el león, que saltó a través de los aros. Después llegó Mouton con sus acrobacias: ¡es muy flexible para ser un elefante! Para terminar, el Señor Oso ofreció su número de la bicicleta y Kuro, el gato negro, se ocupó de cerrar la sesión con su actuación sobre la gran pelota.


Cuando la representación tocó a su fin, los animalitos del circo recibieron una tremenda ovación del resto de juguetes abandonados. Hicieron una reverencia conjunta ante los asistentes.


Luego, mientras el numeroso público iba saliendo de la carpa, fueron guardando el equipo y desmontando el kiosco; finalmente, recogieron la carpa.


Cuando empezó a amanecer, los animales volvieron a sus rincones preferidos bajo el gran contenedor y, satisfechos, se pusieron a dormir.


Había sido el mejor de sus espectáculos.

San-X Sentimental Circus pouch

San-X Sentimental Circus pouch

red Sentimental Circus animal pencil case by San-X

red Sentimental Circus animal pencil case by San-X

cute Sentimental Circus bunny rabbit gold color chain by San-X

cute Sentimental Circus bunny rabbit gold color chain by San-X

red Sentimental Circus rabbit wallet coin case pouch by San-X from Japan

red Sentimental Circus rabbit wallet coin case pouch by San-X from Japan

cute Sentimental Circus natural color canvas tote bag by San-X from Japan

cute Sentimental Circus natural color canvas tote bag by San-X from Japan

Sentimental Circus surprise small charm San-X

Sentimental Circus surprise small charm San-X

blue Sentimental Circus star sign zodiac plush tissue box

blue Sentimental Circus star sign zodiac plush tissue box

red Sentimental Circus bunny rabbit crown plush tissue box by San-X

red Sentimental Circus bunny rabbit crown plush tissue box by San-X

cute Sentimental Circus surprise small key charm by San-X

cute Sentimental Circus surprise small key charm by San-X

Spread the love